“La equidad de género es fundamentalmente un tema de recuperación de la dignidad de los hombres”

.:: Servicios Corporativos ::.

Home
“La equidad de género es fundamentalmente un tema de recuperación de la dignidad de los hombres”

 

La importancia del enfoque de género en la administración de justicia fue el tema central de la conferencia que el Presidente del Consejo de la Judicatura del Ecuador (CJ), Gustavo Jalkh, dictó en el XIII Conversatorio de Género de la Rama Judicial, realizado en la ciudad de Pasto (Colombia).

 

El evento se desarrolló el 3 de noviembre último y fue organizado por la Comisión Nacional de Género del vecino país.

 

En su intervención, el doctor Jalkh dijo que, si bien existen avances en materia de equidad de género a nivel mundial, todavía persiste el relacionamiento de las personas basado en el poder y la violencia, reflejos fundamentales de la sociedad patriarcal.

 

“Aún tenemos mucho que hacer en las conciencias de los seres humanos. Debemos superar esos conceptos para poder relacionarnos desde la igualdad y la dignidad”, señaló y agregó que los procesos judiciales son escenarios en los cuales el enfoque de género debe estar siempre presente.

 

En ese contexto, destacó el trabajo que a nivel internacional se realiza para promover la equidad e igualdad en la administración de la justicia.

 

Indicó que, por ejemplo, en 2015, la Cumbre Judicial Iberoamericana (CJI), de la cual Ecuador ejerce la Secretaría Pro Tempore, aprobó una guía para la aplicación de la perspectiva de género en las sentencias judiciales.

 

Aseguró que esta guía incluso se aplica en varios países, en los procesos de formación y de evaluación de los operadores de justicia, pero sin afectar la independencia judicial y el respeto al criterio del juez.

 

Sobre esto último, recordó que la independencia judicial no es un privilegio de los jueces, sino un derecho de los ciudadanos y que este es uno de los principales ejes sobre los cuales se desarrolla la transformación del sistema de justicia de Ecuador.

 

Comentó que el cumplimiento y la garantía de los derechos de las mujeres debe ser un eje transversal desde el inicio de un proceso judicial, la adopción de medidas cautelares, la determinación de los hechos e interpretación de las pruebas, hasta la argumentación jurídica y la reparación de los daños causados a las víctimas de delitos de violencia.

 

Afirmó que, en ese marco, el enfoque de género está relacionado directamente con la lucha contra la impunidad y que “de esta manera, las Funciones Judiciales asumen un papel activo en la transformación de la sociedad”.

 

Gustavo Jalkh hizo una referencia especial a la labor que cumplen entidades como la Organización de las Naciones Unidas, cuya campaña HeForShe busca, entre otras cosas, motivar a los hombres para que se conviertan en defensores de la igualdad de género.

 

“Este no es un tema de defensa o protección de las mujeres. Es fundamentalmente un tema de recuperación de dignidad de los hombres que solo puede desarrollarse en un contexto de igualdad y de derechos. La igualdad es la manera más hermosa de desarrollarnos”, recalcó.

 

Al referirse a la experiencia ecuatoriana, el Presidente Jalkh mencionó que, tras la aprobación de la Constitución de 2008, en el país, se establecieron políticas para juzgar y sancionar delitos de violencia intrafamiliar y de violencia sexual.

 

Mencionó que uno de los avances más importantes fue la tipificación del femicidio en el año 2014, acción que visibilizó la existencia de un delito que consiste en la eliminación de una vida por consideraciones de género en relaciones de desequilibrio de poder.

 

Otro de los logros fue la tipificación de la violencia psicológica a la mujer y los miembros del núcleo familiar; y, el establecimiento de protocolos de atención integral a las personas afectadas por este tipo de actos.

 

Explicó que cuando existían las denominadas Comisarías de la Mujer, solo el 2% de los casos relacionados con violencia intrafamiliar tenía sentencia, mientras que actualmente, con la creación de 81 unidades Especializadas Contra la Violencia a la Mujer y Miembros del Núcleo Familiar, se llega a un 35% de sentencias.

 

Aseguró que la Función Judicial ecuatoriana desarrolla su trabajo con base en un Plan Estratégico que privilegia la demanda del servicio, es decir, las necesidades de los ciudadanos quienes requieren la tutela de sus derechos y la solución de sus conflictos.

 

Agregó que el sistema de justicia ecuatoriano trabaja con criterios de paridad de género y que eso se refleja incluso, en la conformación del Poder Judicial.

 

“Con el ingreso meritocrático, pasamos de tener en el año 2010, 19% de juezas de primer nivel a 40% actualmente, de 10% a 30% en el segundo nivel y de 4% a 42% en la Corte Nacional de Justicia”, dijo y destacó otros logros como la reducción de los casos de caducidad de prisión preventiva, de audiencias fallidas y de personas privadas de la libertad sin sentencia.

 

DIRECCIÓN NACIONAL DE COMUNICACIÓN